miércoles, 12 de marzo de 2008

Javier Knorr contó sus experiencias sobre Groenlandia, en el CN Oropesa


Los kayaks groelandeses, construidos por los piragüistas del CN Oropesa, fueron botados y bautizados el pasado sábado

El sábado 8 de marzo fue un día de fiesta en el CN Oropesa. Por la mañana se presentaron los tres Kayaks groelandeses que fueron construidos por los piragüistas del club. Javier Knorr impartió un curso sobre el uso y manejo de las palas esquimales. Y posteriormente se bautizaron los tres kayaks y se realizó una pequeña jornada de navegación dentro del puerto. Por la tarde, Javier Knorr realizó una charla sobre sus experiencias en Groelendia, un conteniente extremo, de espléndida belleza, donde la supervivencia de la población y el kayak de mar, están estrechamente unidos.

Los kayaks groenlandeses llegan a Oropesa
Han tardado en torno a diez meses en su construcción, pero se han realizado tal y como los hubieran hecho los esquimales, de forma completamente artesanal. Los tres Kayaks, construidos en un almacén de Castellón, llegaban a Oropesa, no sin pocos esfuerzos, el pasado viernes, y eran presentados el sábado por la mañana.
Están fabricados en maderas de pino de Oregon y roble, hilo de nailon encerado, y loneta pintada con materiales resistentes al agua.
Cada kayak es una obra de arte en si misma, donde las piezas no van pegadas en ningún momento, sino cosidas o enclavijadas, de forma que el conjunto será lo suficientemente rígido para soportar los embates del mar y se adaptará como un guante a cada uno de sus usuarios. De hecho, cada kayak esta personalizado, realizado sobre las medidas corporales de cada uno de sus usuarios.
Los tres kayaks fueron la atracción del Puerto Deportivo de Oropesa, donde se desplazaron también expertos en la construcción de kayas de varios lugares de España.
Entre los asistentes se encontraba el piragüista Javier Knorr, autor del libro ‘El kayak de mar’, y experto en la navegación del kayak tradicional esquimal. Javier Knorr impartió un curso práctico sobre el manejo de la pala esquimal, que a diferencia de la pala convencional, tiene poca anchura en los extremos, y debe utilizarse sin forzar los movimientos para sacar la máxima eficacia en cada palada con el mínimo esfuerzo. Resulta sumamente eficaz cuando se conoce el manejo, pero puede parecer inestable en comparación con la tradicional.
Posteriormente, el grupo de piragüistas, los nuevos Kayaks, y Javier Knorr a bordo de otra piragua artesanal construida totalmente en madera, se hicieron a la mar, y practicaron actividades de remo en el interior del Puerto de Oropesa.

Groenlandia, un paraíso lleno de sorpresas
Groenlandia es un enorme continente helado, cercano al Polo Norte donde las condiciones de vida son realmente extremas. Durante el invierno es de noche durante todo el día, y durante el verano, nunca llega la oscuridad total. La mayor parte del continente es áspero e inhóspito, quemado por el hielo, la nieve y el frío. Pero también tiene zonas exuberantes, donde la tierra logra tener un grosor suficiente para permitir la vegetación que crece de forma espectacular durante los meses de verano.
Con una densidad de población muy baja, Groenlandia es un espectáculo para la vista, con una costa recortada hasta el infinito con innumerables fiordos y acantilados. Las comunicaciones se realizan fundamentalmente por mar: en trineo cuando el mar está helado, y en barco o kayak, cuando las zonas de mar entre fiordos permiten la navegación, aunque sea entre grandes témpanos de hielo.
Por esta razón, el kayak es uno de los elementos más preciados de un pueblo que durante generaciones ha vivido de la caza de focas, ballenas u osos polares, de los que aprovechan prácticamente todo.
Los kayaks groelandeses son similares a los construidos por los palistas de Oropesa, aunque quizá más rudimentarios que estos, ya que se construyen con la poca madera que se encuentra o llega flotando por el mar, y con tripas de foca, piel de foca o ahora lona tratada.
Todos los años se organiza una prueba de habilidad, resistencia y velocidad en torno a estos kayaks. Se mide absolutamente todo, pero sobre todo, la capacidad de supervivencia en estas embarcaciones, que suponían el medio esencial de vida para una población que tenía que aprender a dominar el kayak, sobrevivir a los mares helados y cazar morsas y focas a bordo del Kayak con el que después trasladaban su trofeo hasta el núcleo de población.
La Conferencia de Javier Knorr, un enamorado de Groenlandia, casi seis meses al año, viajando por el pais y trabajando como guía para Tierras Polares, dejó boquiabiertos a los asistentes.

JAvier Knorr en Oropesa